Dice la tradición popular que “tres cosas hay en Ourense, que no las hay en España: el Santo Cristo, el Puente Romano y las Burgas hirviendo el agua…”. No hay ninguna duda de que nuestros visitantes no pueden dejar de admirar esta grandiosa obra de arte que reposa en la Catedral de Ourense.

El Santo Cristo se lo debemos a Don Vasco Pérez Mariños, Obispo de Ourense, que trajo la imagen de su Finisterre natal allá por el siglo XIV y lo colocó en el altar de la Santa Cruz, situado en el brazo norte del crucero de la Catedral, a la derecha de la entrada, lugar actualmente ocupado por el altar de la Virgen del Pilar y Santiago. Ahora descansa en la capilla de su mismo nombre.

El Santo Cristo es una imagen gótica que impacta por su tremendo naturalismo. La cabeza es de un realismo impresionante con una boca profundamente abierta que contribuye a dar la sensación de muerto al Cristo. La barba, el bigote y el pelo son postizos de pelo natural, circulando por la ciudad la leyenda de que le crece. La herida del costado es muy profunda y por todo el tronco aparecen multitud de llagas y verdugones de gran realismo. La figura mide dos metros de alto. Realmente impresiona a los que la ven.

Gracias por votar este lugar! Ahora puedes compartir tu opinión sobre este sitio en las Redes Sociales .
Califica este lugar para ayudar a otros visitantes
  • Muy Bueno
  • Bueno
  • Normal
  • Malo
  • Muy Malo