El puente romano de Ourense conocido como Ponte Vella o Puente Mayor, sobre el río Miño, fue construido en siglo I d. C. dentro de un ramal de la vía XVIII o Vía Nova.
Según la tradición, data de la época de Trajano, no obstante sus características constructivas lo acercan al tiempo de Augusto. De aquel primer puente solo quedan, como mudos testigos del pasado, algunos sillares almohadillados de las bases.

Durante el siglo XII el arco principal del puente cedió dando lugar a una serie de interminables reparaciones y derrumbes que no finalizaron hasta que en el siglo XVII la reforma final dirigida por Melchor de Velasco dio al puente su aspecto actual indiscutiblemente medieval a pesar de que se mantengan elementos romanos originales como son los arcos de inicio del mismo.

La primera reconstrucción conocida (1228-1229) fue patrocinada por el obispo Don Lorenzo y apoyo del rey Fernando III. Es ahora cuando se le da el perfil actual con el arco apuntado y las rampas en ascenso.

Se conservan 7 arcos de los 11 primitivos. En el 1º de la margen izquierda aun se pueden apreciar la construcción romana (e indicaría la altura del puente). Mide 370 metros de largo, con arco central de 43 metros de ancho por 39 de alto, lo clasifican como el mayor de todo el Imperio Romano. La torre que aparece representada en el escudo de la ciudad se demolió en 1839 con otra gemela de época carlista.
Fue declarado monumento histórico por Decreto de la Jefatura del Estado de 6 de abril de 1961. Hoy en día y tras su peatonalización en 1989 es uno de los tres símbolos principales de la ciudad junto con Las Burgas y la Catedral de San Martín.

Gracias por votar este lugar! Ahora puedes compartir tu opinión sobre este sitio en las Redes Sociales .
Califica este lugar para ayudar a otros visitantes
  • Muy Bueno
  • Bueno
  • Normal
  • Malo
  • Muy Malo